En Tenerife si la escapan dos puntos que mereció, pero sigue ilusionando

CD Tenerife – Real Sociedad B. La Liga

El Tenerife perdió la posibilidad de lanzarle un mensaje de poderío a los dos primeros clasificados. Intó y lo mereció, pero lamentablemente no lo recomendé. No pudo pasar del empate a cero ante un rácano Leganés, cuya única finalidad en el encuentro fue la de sumar un punto. El Tenerife llegó a tener hasta cuatro ocasiones clarísimas de gol, con Bermejo, Elady, Shashoua y Gallego como protagonistas. Ninguno definieron bien los de Luis Miguel Ramis, a los que se les sigue resistiendo sumar tres triunfos consecutivos. No has it hecho en toda la temporada. The point sumado es bueno para mantener asentado al equipo en el play-off, pero si empiezas un poco distanciado con respecto a las posiciones de ascenso directo, que son a las que debe aspirar el cuadro tinerfeño.

Luis Miguel Ramis ya tiene una vez en los casos la afición empieza a recitar de memoria. El entrenador tarraconense solo introdujo una novedad en el once inicial para medirse en Leganés. Álex Muñoz recuperó en el puesto en el lateral zurdo en detrimento de Pomares. Por lo demás, 10 de los 11 jugadores que vencieron en Ponferrada, volvieron a ser titulares. Eso sí, en el banquillo sí que hubo novedades y significativas. Mario González, último fichaje del mercado de invierno, y Carlos Ruiz, una vez que ya ha pasado una lesión entraron en la convocatoria. Una semana más Samuel Shashoua empezó en el banquillo.

El Tenerife saltó al campo como dominador absoluto del partido, pero sin llegar a cuajar ocasiones de gol interesantes. Llegaron a acumular los blanquiazules cuatro saques de esquina casos Seguidos en los que no llegaron a incomodar a Riesgo. Lo más destacado en ataque, antes de la primera media hora de juego, fue un disparo desde la frontal de Elady que se fue a córner.

Poco a poco el Leganés supo enfriar el partido y los humos de unos blanquiazules, que, a pesar de todo, llevaba y el ritmo del encuentro. Después de 30 minutos, la posesión del esférico fue del 68% a favor de los locales. No obstante, era un dominio estéril porque no se concluían jugadas. La mças clara llegó al borde del descanso, en el minuto 42. Profundizó Mollejó para servir un balón a la espalda de Nyom. Apareció en ese segundo polo con todo Gallego, quien llegó con todo pero su fila salió elevado. Unos segundos después, Corredera le puso un regalo en los pies a Elady para batir en Riesgo, pero al frente le robaron la cartera cuando relamía ante el meta pepinero. Fue la última ocasión de una primera parte que dominaron los locales, a los que les costó demasiado superar la última línea defensiva madrileña.

No puedo definir

La siguiente parte arrancó con los mismos actores principales, pero Ramis se puso listo para calentar a jugadores como Andrés Martín, Sam Shashoua y Mario González, tres jugadores resolutivos y diferentes en la zona de tres cuartos de cancha.

Antes de los cambios, el Tenerife tuvo la mayor ocasión de todo lo que se había jugado con un centro de Mollejo que remató, de cabeza, por arriba Bermejo. Segundos después, fue precisamente el extremo catalán el primer reemplazo. Entró, debutando en el Heliodoro, Andrés Martín. Minuto 59 del partido.

Fue la primera solución que propuso Ramis para abrir un partido que no tenía visas de cambio de dinámica. La segunda fue Sam Shashoua. El inglés entró en el campo en el 68 por Mollejo.

Muy listos tanto Andrés como Sam si se asociaron para crear una ocasión clara que no llegó a materializarse. En la final los buenos se entienden.

But with the que ya había en el campo no daba, por lo que a Ramis le tocaba meter toda la leña en el fuego para derribar la sólida muralla defensiva pepinera. En el 78 si metieron en el partido Míchel Herrero y Mario González, que debutaba con la camiseta tinerfeñista. Quedaban minutos para lograr los tres puntos.

Y en esa recta final del encuentro, el equipo chicharrero se hizo merecedor de ganar. Acumuló un buen número de ocasiones para batir en Riesgo. Fue también en el 78 cuando Elady picó un balón de cabeza que no llegó a meterse ante el asombro de la parroquia local. Pero quedaron más. La más clara de todo partido was a contragolpe de los locales que acabó remando a la pole el delantero Enric Gallego. El punta se lamentó de la opfortunidad clarísima que se iba al limbo.

Los últimos minutos fueron de enfado. El Leganés se dedicó a perder tiempo con insistencia, como lo había hecho durante todo el partido.

El cuadro madrileño terminó ser un equipo bastante limitado que quiso, desde el pitido inicial, que no pasará nada en el encuentro. Los lograron los de Nafti, que firmaban el punto de entrada.

Finalmente, el Tenerife fue muy superior a su rival, llegando a acumular cuatro ocasiones de gol claros (Bermejo, Elady, Shashoua y Gallego), pero si resiste la tercera victoria consecutiva, algo que no ha logrado en toda la temporada.

Leave a Comment